BIOGRAFIA
 
PLACIDO VEGA
BIOGRAFIA
GOBIERNO DE PLACIDO VEGA
LOGROS POLITICOS

CRONOLOGIA
BIOGRAFIA
 
Plácido Vega contaba con 29 años de edad cuando fue designado depositario del poder Ejecutivo de Sinaloa. Era nativo de El Fuerte e hijo de Francisco Javier de la Vega y María Dolores Daza. Por parte de su padre, estaba emparentado con los notables de Culiacán, pero por línea ilegítima, razón por la cual no era bien aceptado en aquella familia; pero Plácido no simpatizaba con el estilo de vida de sus parientes ricos. Era de carácter inquieto y violento, y encontró en la milicia la ocupación que mejor se avenía a su temperamento. Fue miliciano de las fuerzas del estado y participó en las muchas acciones de guerra. Destacó como estratega, tenía don de mando y, lo más significativo, fue muy hábil para organizar y equipar cuerpos militares. Recuerdan las crónicas que en las fuerzas a su mando incluía una banda de música que enardecía a los soldados para entrar en combate y que les procuraba diversión en tiempos de reposo. Éste es uno de los primeros testimonios que tenemos de la banda sinaloense, la popular tambora que es parte imprescindible del folklore del estado.

Vega fue el jefe de los elementos sinaloenses que integraban la brigada de occidente, aunque sujeto a los jefes sonorenses Ignacio Pesqueira y Jesús García Morales; pero cuando fue nombrado depositario del poder ejecutivo y jefe de armas de Sinaloa inició su actuación política por cuenta propia. Lo primero que hizo fue desligarse de Pesqueira, a quien debía el nombramiento como jefe de armas y gobernador en estado de sitio, es decir, bajo régimen militar por la emergencia bélica que vivía el estado. Suspendió la convocatoria a elecciones que había hecho Pesqueira y dispuso la reunión del Congreso que José María Yáñez había disuelto al sumarse al Plan de Tacubaya, y que le otorgó el nombramiento de gobernador provisional del estado de Sinaloa; cargo que desempeñó del 4 de junio de 1859 al 11 de enero de 1863, con breves interrupciones.

Las circunstancias en que Plácido Vega ejerció la gubernatura fueron por demás conflictivas. Estuvo en pugna con los notables de Culiacán, sus parientes, a quienes negó la participación en el gobierno; provocó la ira de los comerciantes extranjeros de Mazatlán al querer impedir sus excesos, lo que le acarreó problemas con los cónsules europeos; enfrentó al considerable ejército de Manuel Lozada, quien desde Tepic amenazaba a Sinaloa; encaró al obispo Loza y Pardavé; padeció penurias económicas por la dificultad de cobrar los impuestos y sufrió disensiones entre sus más allegados subalternos. Por sus consecuencias, fueron problemas de gran magnitud para la sociedad sinaloense, por lo que algo diremos acerca de ellos.

El conflicto más grave que enfrentó Vega fue la lucha contra las fuerzas de Lozada, debido a que costó mucho en dinero y en vidas sinaloenses. El actual estado de Nayarit era, en el siglo XIX, parte del estado de Jalisco y se llamaba Cantón de Tepic. En ese territorio, los indígenas habían sido tan maltratados como en Sinaloa, Sonora y otras partes del país, sobre todo a partir de la Ley Lerdo que permitía el despojo de las tierras de las comunidades. Fue entonces cuando el mestizo Manuel Lozada inició una sublevación encabezando a los indios. Pero Lozada también combatió en favor de los comerciantes extranjeros Eustaquio Barrón (cónsul inglés) y Guillermo Forbes (cónsul estadunidense), que operaban en Tepic y San Blas, de la misma manera que lo hacían los mercaderes extranjeros de Mazatlán. Barrón y Forbes le proporcionaban los elementos materiales para la guerra y él mantenía el cantón fuera del control del gobierno mexicano, además de que hostilizaba a los competidores de sus patrones, entre ellos los comerciantes de Mazatlán.